Jesús te sigue, te persigue, hasta que te consigue.

IMG_20160817_090431

Es agradable escribir estas líneas y  recordar aquella invitación que el buen Dios en su infinita generosidad me ha llamado a seguirle. Al comenzar a caminar por sus sendas he comprendido su voluntad, experimentando con un gozo especial su llamada.

Como condición humana, en ocasiones es normal sentirse incapaz de hacer muchas cosas, no tener seguridad de decidir, convicción en creerse bueno para algo, desde una labor, hasta tener un talento, pero el Señor me ha manifestado  cada día que no hay imposibles para él, y que si te ha escogido, el mismo se encargará de capacitarnos humana y espiritualmente.

Mi proceso lo divido en tres acciones por las cuales Jesús se hizo,  y aún se hace presente en mi caminar. “El me siguió”; Al principio en mi incredulidad, Jesús se valió de personas, momentos y situaciones para llamar mi atención, con mis temores e inseguridades descubrí que algo nuevo pasaba, sentimientos que florecían naturalmente, los cuales no comprendía de donde provenían. “El me persiguió”;  No se cansaba de suscitar una necesidad de amar a todos por igual sin importar su condición, ayudándome a descubrir la llamada que él me hacía; poco a poco fue preparándome y dándome herramientas para saber responderle a su llamada sin importar las cosas que debía dejar a un lado para seguirle. “Hasta que me consiguió”, Una de las características sobresalientes del Señor es el Amor, el cual me concedió, para comprender con ojos de Fe lo que él quería para mí; entregar mi vida para ser constructor de su reino aquí en la tierra.

Así como a mí, estoy seguro que también te llama a ti, ¡No tengas miedo! Que el Señor concede la gracia del amor para serle fiel en su caminar, porque hagas lo que hagas, Jesús te sigue, te persigue, hasta que te consigue.

José Daniel Navas

Formando del 1er año de Filosofía

Anuncios
Publicado en Biografías, Comunidad | Deja un comentario

El ascenso de la Orden de Agustinos Recoletos

47456

Entre los siglos XVIII y XX la Orden de Ermitaños Recoletos de San Agustín sufrió grandes cambios específicamente en los países de España y Colombia, allí los religiosos fueron expulsados de los conventos impidiendo así la vida de comunidad y esto conllevó a que se presentaran problemas en el apostolado de los religiosos en los lugares de misiones.  Al iniciar el siglo XX, los religiosos recoletos ya no se sentían parte de la Orden de San Agustín, pues la diferencias en la forma de vivir debido a las reglas eran muy notorias; los Ermitaños Recoletos de San Agustín se mantuvieron unificados a la O.S.A. por alrededor de tres siglos, sin embargo, el deseo y ese fuego que quemaba el corazón de los Recoletos les llevó a que se hiciera ante la Santa Sede la petición de independencia y autonomía de la congregación. Durante muchos años la congregación estuvo esperando el decreto de la Santa Sede; para el año de 1908 los Recoletos debían celebrar capitulo general, pero los intentos de los Agustinos para impedirlo ocasionaron que el proceso de petición ante Roma se acelerara.

727983364_3e74849475_b

A continuación, después de esperar por tres años más, la congregación religiosa se separó completamente de los Agustinos, esto permitió  al vicario general tener la autoridad suprema de la congregación. Un año más tarde, el 16 de septiembre de 1912 el papa  san Pio X concedió a la congregación su perfecta autonomía e independencia  jurídica, por los que desde ese momento pasó a ser reconocida como una Orden religiosa y no como una congregación de los Agustinos. La nueva Orden se llamó: Orden de Recoletos de San Agustín, O.R.S.A.  Y para el año de 1966 tomó el nombre de Orden de Agustinos Recoletos como se conoce actualmente.

Carlos Sequera

Formando del 2do año de Filosofía

Publicado en Formación, Interesante | Deja un comentario

¿Qué quieres Señor, conmigo?

1

¿Qué quieres Señor, conmigo? Es una de las preguntas que jamás me había hecho; desde pequeño había soñado con estudiar Ingeniería, Historia, Geografía o Idiomas; trabajar en grandes sitios como la Universidad Central de Venezuela, la UPEL, en el Metro de Caracas, éste último era mi gran sueño…

¿Cómo te ves dentro de 5 años? Esta pregunta me ha dejado fuera de base y aún no estaba claro. Hubo cosas que me han sucedido durante el transcurso de este tiempo, estuve presentando las pruebas internas, no quedaba, metía cartas de solicitud de cupo, sin respuesta.

2

Estuve trabajando y he hecho cursos de formación pero no me llenaba espiritual y emocionalmente, las personas que me he cruzado durante mucho tiempo me preguntaban: ¿no quieres ser sacerdote?

Yo negaba esta propuesta porque veía que en la vida religiosa o sacerdotal no iba a sacar ningún futuro, ningún provecho… Un día me había desesperado, no sabía qué hacer con mi vida, vi un mensaje invitándome a prestar servicio en las Fuerzas Armadas, ciegamente comencé a preparar mis cosas para alistarme, mi familia y amigos pensaban que me había vuelto loco…

Gracias a la orientación de sacerdotes Agustinos Recoletos y Diocesanos, Dios me abrió los ojos, disipó las tinieblas del corazón que me perturbaban y me ha hecho saber que eso no me haría feliz. Puedo sacar la siguiente conclusión: Dios no quería que narrara la historia de los hombres, sino que contara “su historia de amor y salvación”, con la geografía me invita a sobrepasar mis fronteras y superarme a mí mismo, y sobre el Metro… simplemente quiere que lleve a su pueblo hacia él.

Animo a todos los jóvenes que leen esto, no se hagan oídos sordos a la voluntad de Dios. No tengan miedo de seguirle, la mies es mucha y los trabajadores pocos…

“Luego dejaron las redes y le siguieron” Mc 1,18

Wilfredo Marchán

Formando de 1er año de Filosofía

Publicado en Comunidad, Interesante | Deja un comentario

Tilde Agustiniano de la Docta Ignorancia

1

“El método de la sabiduría con que el hombre se capacita para entender el orden de las cosas”; de esta forma Agustín en los libros sobre el orden define lo que él mismo denomino docta ignorancia. Y con ello, no sólo declara una elocuente expresión creada artificiosamente, sino que también expresa un estado de apertura del alma frente al conocimiento de las cosas, es decir, una disposición.

La aludida frase es acuñada primeramente por el mismo obispo de Hipona en una de sus célebres cartas; en ésta el santo comunica a Proba, una viuda romana, que existe en el ser humano una docta ignorancia. El sentido en que Agustín refiere esta expresión se reproduce palmariamente al comprender a modo de axioma que el hombre en el fondo sólo quiere la “vida bienaventurada”.

2

Es entonces que no se sabe lo que se quiere debido a que se desconoce esta realidad; no obstante, no queda el hombre en una ignorancia supina, por decirlo de algún modo, ya que de la “vida bienaventurada” por lo menos se sabe lo que no es; y precisamente en este no-saber se descubre que esta realidad tiene que existir. Por lo tanto, no se sabe lo que se quiere realmente y, sin embargo, se sabe que debe existir algo que no se conoce y hacia lo cual el ser humano se siente impulsado.

Así pues, se evidencia en la docta ignorancia un matiz hasta religioso por parte del doctor de la gracia; se refleja la mencionada frase como algo suscitado en el hombre que lo coloca frente a Dios y permite su apertura hacia aquel ser que en definitiva lo trasciende, sin dejar de ser su principio y su fin.

Luis Rosales

Formando de 3er Año de Filosofía

Publicado en Formación, Interesante, Uncategorized | 1 Comentario

Tu Palabra es lámpara en mis pies, y una luz en mi camino

16427398_10212047514804664_638064510055522376_n

Tu Palabra es lámpara en mis pies, y una luz en mi camino. (Sal 119, 105)

Con este verso del salmo 119 quiero dar inicio a mi testimonio vocacional, ya que eso ha sido Dios en mi vida: una lámpara que alumbra mi camino.

Mi camino vocacional da inicio a los 15 años de edad, luego de tener mi primera experiencia misionera, en la cual descubrí que Dios quería algo importante para mí solo que no sabía que era. Comenzó mi largo transitar en el camino apostólico y misionero, que me llevó a vivir diversas y grandes experiencias de crecimiento personal y espiritual. Un acontecimiento que me hizo detenerme y darme cuenta que Dios seguía encendiendo mi corazón cada vez más; fue el Encuentro Nacional de Jóvenes de Barquisimeto en el 2015.

Pero no fue hasta este año 2017, que me centré y empecé a buscar cuál era ese camino que Dios quería para mí. Conocer a los Agustinos Recoletos, fue algo que marcó mi vida, ya que si bien es cierto que estaba tranquilo con mi 4to año de Medicina, esa primera convivencia me había cuestionado muchas cosas en mi vida. Y fue así como me atreví a vivir un hermoso proceso, que culminó con mi aceptación para el ingreso al seminario.

22780438_10214640738713641_3037532528571420245_n 

Les confieso que fue una decisión muy dura la de dejar todo mi trabajo misionero y mi carrera de medicina, que como les comentaba, estaba muy adelantado. Pero mi amor a Dios, y mis ganas de seguirlo de manera más radical me ayudó a poder tomar la decisión correcta de seguirlo mediante el carisma Agustino Recoleto. Siento que la clave de seguir mi camino vocacional, fue apoyarme de la protección de mi Patrona la Virgen de Chiquinquirá, quien siempre ha sido y será la madre de mi vocación.

Publicado en Interesante | Deja un comentario

La Pedagogía y san Agustín

preschoolersCuando san Agustín aparece en la historia, la pedagogía ya había iniciado, en Mesopotamia y en Egipto desde 2000 a.C. y en Grecia. Se había dado  la invención del alfabeto. En Atenas funcionaba la institución de la educación básica, había enseñado Sócrates  y era conocido el método de la mayéutica. En Roma surgen dos importantes representantes: Cicerón y Quintiliano. Aunque estos logros habían sido grandísimos, Agustín llega a discrepar de muchos aspectos de la educación. San Agustín acusa con energía y amargura a la escuela de su tiempo, impregnada de escepticismo y de relativismo, que no busca la enseñanza; su finalidad era un adiestramiento formal, conseguir dinero y prestigio, la formación de las personas interesaba muy poco.

Por tales razones, Agustín toda su vida fue un pedagogo que trató de conseguir en la educación personas orientadas a la interioridad. Él es hijo de la pedagogía griega y latina, pero los contenidos, valores y metas que persigue son otros: aquí se exponen los aportes filosóficos de la concepción agustiniana.

p2    La pedagogía agustiniana se basa en un proceso integral (espiritual, intelectual, moral y de la voluntad) “encaminado a hacer emerger, mediante la fuerza cognitiva del amor, todas las potencialida­des en el alumno.” Es un proceso que conlleva una responsabilidad con la vida para el desarrollo en las dimensiones: Espiritual: ayuda a encontrar «la verdad eterna donde el Maestro bueno y único instruye a todos sus discípu­los». Intelectual: lleva al conocimiento de las cosas. Moral: orienta al hombre a una conducta ejemplar. Voluntad: deseando  amar.

La pedagogía agustiniana encuentra en el amor el motor para su desarrollo. “El amor arrastra y potencia la actividad de conocer y da sentido dinamizando la búsqueda que el hombre emprende”. Esta pedagogía busca que la naturaleza humana se perfeccione con la ayuda del alma que contiene in­finitas potencialidades para que progresivamente maduren en grandes conocimiento y virtudes.

Juan Carlos Palacios

Publicado en Formación, Uncategorized | Deja un comentario

“Estoy dispuesto a dar todo de mí”

Imagen1

No es fácil saber la voluntad de Dios en nuestras vidas. Pertenecí a la Pastoral juvenil Juan XXIII en la parroquia Ntra. Sra. de Altagracia de Quíbor. Las experiencias que viví en este grupo son gratas, fui madurando en la fe, mi interés comenzó a centrarse en Cristo y en el servicio que presté a través de las actividades propuestas por el padre Havis Escalona, en los que resaltan los reencuentros. En todo lo anterior observé, que existe una sed de Dios en todas las etapas de nuestra vida; cuanto más conoces de Él, más quieres conocer y actuar.

Sinceramente, no gusto de sobresalir, sino que estoy dispuesto a apoyar con lo que esté en mis manos a mis hermanos en la fe. Cuando decidí comenzar a caminar detrás de Jesús, tuve que aceptarme a mí mismo y a las personas de mi entorno. En este caminar,  como respuesta a mis oraciones, me encuentro con el carisma agustino recoleto, en que se valora mucho la amistad en el ámbito comunitario, como en algunos años atrás lo hizo san Agustín. Aunque en algunos momentos pensé que no era digno de este camino, hallé en él frases como indicadores que me animaron:

“… solo a ti sigo, a ti solo te busco, a ti y solo a ti estoy dispuesto a seguir… solo a ti deseo pertenecer…”Imagen2

El padre Havis me alienta: “…Lo importante es abrirse a Dios que es quien hace el llamado, deja que sea Él, quien vaya guiando este proceso. Recuerda que la vocación es un misterio, no cuentan nuestras miserias, ni nuestras virtudes, es un antojo divino déjaselo todo a Él…”

Este camino exige mucho, puede que este sea mi vocación o no, el caso es que estoy dispuesto a dar todo de mí para llegar a cumplir el plan Dios.

Cristian Hernández

Publicado en Interesante | Deja un comentario