“Comprendí que Él era mi respuesta”

20915416_10212150426068425_3390015111617073067_nMuchas veces me he preguntado en ¿Qué es la Vocación? Y cuanto me ha amado Dios para entregármela. Mi corazón ha acogido todo ese afecto y lo he interpretado como una historia de amor, entre un Dios que llama por amor y un hijo que bajo la facultad de su libertad es capaz de tomar una decisión también por amor.

San Agustín me ha enseñado a ver todo ese amor reflejado en mis hermanos, pues así puedo vivir una verdadera comunidad, que nos debe guiar a un solo propósito y es alcanzar la santidad. He comprendido que a Dios es necesario dedicarse y entregarse, para conocerlo, amarlo y vivirlo; todos estos sentimientos que Dios me ha dado acerca de mi vocación ha sido a través de la contemplación; un regalo Divino, que Él me ha enseñado a amar desde lo íntimo de mi corazón. Pues la contemplación es belleza y la belleza comprende a la creación magnifica de Dios; de esta manera he podido maravillarme y regocijarme en Él a tal punto de querer amarle hasta el extremo, como Jesús lo hizo. A pesar de comprender el inmenso amor que Dios tiene para conmigo, surgían dudas dentro de mí, pues pensaba en mis debilidades; sin embargo, san Agustín como instrumento de Dios me enseñó a que el arrepentimiento siempre debe estar presente en nuestras vidas, pues Dios por su infinito amor le encanta perdonarnos y no reconocerlo sería una falta de sencillez ante Él.

Así pude ver a Jesucristo vivo como persona real que me conoce totalmente y me ama incondicionalmente.  a mis más profundos anhelos y deseos. Únicamente en Él podía yo cumplir con el propósito para el cual Dios, en su infinito amor, me trajo a la existenciaweb3-cross-sunset-shutterstock_381056461-mbolina-ai

Deynner Mora.

Formando de I año de Filosofía.

Anuncios
Publicado en Biografías, Comunidad, Formación, Interesante, Uncategorized | Deja un comentario

¡Ay, señor! ¡Yo soy muy joven y no se hablar!

Andres“Pero el Señor me dijo: no digas que eres muy joven. Tú iras a donde yo te mande y dirás lo que yo te ordene. No tengas miedo de nadie, pues yo estaré contigo para protegerte” (Jr. 1, 7-8).

No voy a decir que escuche la voz extraordinaria de Dios que llamaba porque sería mentira, pero si puedo reflejar con esta cita los sentimientos de Jeremías ante este llamado divino con los míos. Mi vida cristiana siempre ha sido activa, por gracia de Dios tengo una familia practicante, incluso cuento con un tío sacerdote.

En un momento de crisis en mi vida entre por impulso de Dios y una profesora de bachillerato que luego se convirtió en mi madrina, a la catequesis de confirmación. Desde ese momento puedo decir que nunca más me separe de la iglesia. Al terminar mi confirmación pase a formar parte del grupo juvenil Nuestra Señora del Buen Consejo; en el 2015 participamos de un encuentro juvenil llamado ENAJO, este encuentro fue de mucha bendición y fue aquí donde sentí la necesidad de seguir a cristo más de cerca; para ese entonces tenía 15 años.

Salí de bachillerato y como todo joven empecé a buscar mi vocación. Conocí a los Agustinos Recoletos gracias a un hermano de mi parroquia que estaba haciendo proceso vocacional, pude convivir con los frailes un diciembre del año 2016. Hice contacto con el promotor vocacional de la orden y entre en el proceso. Actualmente me encuentro en el primer año de filosofía, tratando cada día configurarme con cristo mediante mi servicio hacia mis hermanos.

Es fuerte dejar todo para seguir a Cristo, pero más fuerte es resistirse a su llamada, podrás sentir miedos, inseguridades como Jeremías, pero hay que tener la certeza de que Dios siempre va a estar con nosotros. Si te llamo no te dejara solo.

Andres2

Andres Runque.

Formando de I año de Filosofía.

Publicado en Biografías, Comunidad, Formación, Interesante, Uncategorized | Deja un comentario

LA RECOLECCIÓN AGUSTINIANA FEMENINA

81764

Foto: Agustinas Recoletas del Corazón de Jesús.

La Recolección Agustiniana se dio a partir del Capítulo general de Toledo de 1588. Nacieron con el ideal de establecer un sistema de vida más austero y perfecto. El movimiento de la recolección agustiniana femenina inició en diversas partes del mundo de manera independiente. Tres ramas dieron origen a la Recolección Femenina. La primera comenzó a partir de 1589, con la fundación del monasterio de Madrid, por parte de Alonso de Orozco, la segunda en 1603, (A.R.Contemplativas) por parte de la madre Mariana de San José junto con el padre Agustín Antolínez, actualmente son unas 550 monjas distribuidas en 45 monasterios de España (32), México (11), EE.UU (1) Y Filipinas (1). Y la tercera nació en México, fundada en 1688 por Emanuel Fernández de Santa Cruz.

Aunque surgieron diversidad de monasterios todos fueron unificados en la misma orden religiosa bajo las mismas constituciones. Son reconocidas ante la Santa Sede como Orden religiosa, aunque se dice que son parte de la Segunda Orden de los Agustinos Recoletos, junto a las Monjas Agustinas Descalzas de Juan de Ribera; quienes son una orden contemplativa, ubicada en España. Una de las religiosas, Inés de Benigánim, fue beatificada en 1888 y es muy venerada en la comarca y en la orden entera.

Actualmente existen las Agustinas Recoletas de Filipinas, dedicadas a la educación de la juventud rural; Agustinas Recoletas del Corazón de Jesús, fundada por la madre María de San José primera Beata Venezolana en 1893 y la ayuda de Vicente López Aveledo, cuenta con 13 casas y 100 religiosas todas ellas en Venezuela; y las Misioneras Agustinas Recoletas, quienes están divididas en cuatro entidades de gobierno, cuentan con 261 religiosas. En 2015, la orden contaba con 374 monjas y 36 monasterios, presentes en Brasil, España, Estados Unidos, Filipinas, Kenia, México, Venezuela, Colombia y Perú.

Religiosas_de_la_Congregación_de_Misioneras_Agustinas_Recoletas

Foto: Misioneras Agustinas Recoletas.

 

 

Brandon Aceros

Formando del II año de Filosofía.

Publicado en Comunidad, Formación, Interesante, Uncategorized | Deja un comentario

Jesús te sigue, te persigue, hasta que te consigue.

IMG_20160817_090431

Es agradable escribir estas líneas y  recordar aquella invitación que el buen Dios en su infinita generosidad me ha llamado a seguirle. Al comenzar a caminar por sus sendas he comprendido su voluntad, experimentando con un gozo especial su llamada.

Como condición humana, en ocasiones es normal sentirse incapaz de hacer muchas cosas, no tener seguridad de decidir, convicción en creerse bueno para algo, desde una labor, hasta tener un talento, pero el Señor me ha manifestado  cada día que no hay imposibles para él, y que si te ha escogido, el mismo se encargará de capacitarnos humana y espiritualmente.

Mi proceso lo divido en tres acciones por las cuales Jesús se hizo,  y aún se hace presente en mi caminar. “El me siguió”; Al principio en mi incredulidad, Jesús se valió de personas, momentos y situaciones para llamar mi atención, con mis temores e inseguridades descubrí que algo nuevo pasaba, sentimientos que florecían naturalmente, los cuales no comprendía de donde provenían. “El me persiguió”;  No se cansaba de suscitar una necesidad de amar a todos por igual sin importar su condición, ayudándome a descubrir la llamada que él me hacía; poco a poco fue preparándome y dándome herramientas para saber responderle a su llamada sin importar las cosas que debía dejar a un lado para seguirle. “Hasta que me consiguió”, Una de las características sobresalientes del Señor es el Amor, el cual me concedió, para comprender con ojos de Fe lo que él quería para mí; entregar mi vida para ser constructor de su reino aquí en la tierra.

Así como a mí, estoy seguro que también te llama a ti, ¡No tengas miedo! Que el Señor concede la gracia del amor para serle fiel en su caminar, porque hagas lo que hagas, Jesús te sigue, te persigue, hasta que te consigue.

José Daniel Navas

Formando del 1er año de Filosofía

Publicado en Biografías, Comunidad | Deja un comentario

El ascenso de la Orden de Agustinos Recoletos

47456

Entre los siglos XVIII y XX la Orden de Ermitaños Recoletos de San Agustín sufrió grandes cambios específicamente en los países de España y Colombia, allí los religiosos fueron expulsados de los conventos impidiendo así la vida de comunidad y esto conllevó a que se presentaran problemas en el apostolado de los religiosos en los lugares de misiones.  Al iniciar el siglo XX, los religiosos recoletos ya no se sentían parte de la Orden de San Agustín, pues la diferencias en la forma de vivir debido a las reglas eran muy notorias; los Ermitaños Recoletos de San Agustín se mantuvieron unificados a la O.S.A. por alrededor de tres siglos, sin embargo, el deseo y ese fuego que quemaba el corazón de los Recoletos les llevó a que se hiciera ante la Santa Sede la petición de independencia y autonomía de la congregación. Durante muchos años la congregación estuvo esperando el decreto de la Santa Sede; para el año de 1908 los Recoletos debían celebrar capitulo general, pero los intentos de los Agustinos para impedirlo ocasionaron que el proceso de petición ante Roma se acelerara.

727983364_3e74849475_b

A continuación, después de esperar por tres años más, la congregación religiosa se separó completamente de los Agustinos, esto permitió  al vicario general tener la autoridad suprema de la congregación. Un año más tarde, el 16 de septiembre de 1912 el papa  san Pio X concedió a la congregación su perfecta autonomía e independencia  jurídica, por los que desde ese momento pasó a ser reconocida como una Orden religiosa y no como una congregación de los Agustinos. La nueva Orden se llamó: Orden de Recoletos de San Agustín, O.R.S.A.  Y para el año de 1966 tomó el nombre de Orden de Agustinos Recoletos como se conoce actualmente.

Carlos Sequera

Formando del 2do año de Filosofía

Publicado en Formación, Interesante | Deja un comentario

¿Qué quieres Señor, conmigo?

1

¿Qué quieres Señor, conmigo? Es una de las preguntas que jamás me había hecho; desde pequeño había soñado con estudiar Ingeniería, Historia, Geografía o Idiomas; trabajar en grandes sitios como la Universidad Central de Venezuela, la UPEL, en el Metro de Caracas, éste último era mi gran sueño…

¿Cómo te ves dentro de 5 años? Esta pregunta me ha dejado fuera de base y aún no estaba claro. Hubo cosas que me han sucedido durante el transcurso de este tiempo, estuve presentando las pruebas internas, no quedaba, metía cartas de solicitud de cupo, sin respuesta.

2

Estuve trabajando y he hecho cursos de formación pero no me llenaba espiritual y emocionalmente, las personas que me he cruzado durante mucho tiempo me preguntaban: ¿no quieres ser sacerdote?

Yo negaba esta propuesta porque veía que en la vida religiosa o sacerdotal no iba a sacar ningún futuro, ningún provecho… Un día me había desesperado, no sabía qué hacer con mi vida, vi un mensaje invitándome a prestar servicio en las Fuerzas Armadas, ciegamente comencé a preparar mis cosas para alistarme, mi familia y amigos pensaban que me había vuelto loco…

Gracias a la orientación de sacerdotes Agustinos Recoletos y Diocesanos, Dios me abrió los ojos, disipó las tinieblas del corazón que me perturbaban y me ha hecho saber que eso no me haría feliz. Puedo sacar la siguiente conclusión: Dios no quería que narrara la historia de los hombres, sino que contara “su historia de amor y salvación”, con la geografía me invita a sobrepasar mis fronteras y superarme a mí mismo, y sobre el Metro… simplemente quiere que lleve a su pueblo hacia él.

Animo a todos los jóvenes que leen esto, no se hagan oídos sordos a la voluntad de Dios. No tengan miedo de seguirle, la mies es mucha y los trabajadores pocos…

“Luego dejaron las redes y le siguieron” Mc 1,18

Wilfredo Marchán

Formando de 1er año de Filosofía

Publicado en Comunidad, Interesante | Deja un comentario

Tilde Agustiniano de la Docta Ignorancia

1

“El método de la sabiduría con que el hombre se capacita para entender el orden de las cosas”; de esta forma Agustín en los libros sobre el orden define lo que él mismo denomino docta ignorancia. Y con ello, no sólo declara una elocuente expresión creada artificiosamente, sino que también expresa un estado de apertura del alma frente al conocimiento de las cosas, es decir, una disposición.

La aludida frase es acuñada primeramente por el mismo obispo de Hipona en una de sus célebres cartas; en ésta el santo comunica a Proba, una viuda romana, que existe en el ser humano una docta ignorancia. El sentido en que Agustín refiere esta expresión se reproduce palmariamente al comprender a modo de axioma que el hombre en el fondo sólo quiere la “vida bienaventurada”.

2

Es entonces que no se sabe lo que se quiere debido a que se desconoce esta realidad; no obstante, no queda el hombre en una ignorancia supina, por decirlo de algún modo, ya que de la “vida bienaventurada” por lo menos se sabe lo que no es; y precisamente en este no-saber se descubre que esta realidad tiene que existir. Por lo tanto, no se sabe lo que se quiere realmente y, sin embargo, se sabe que debe existir algo que no se conoce y hacia lo cual el ser humano se siente impulsado.

Así pues, se evidencia en la docta ignorancia un matiz hasta religioso por parte del doctor de la gracia; se refleja la mencionada frase como algo suscitado en el hombre que lo coloca frente a Dios y permite su apertura hacia aquel ser que en definitiva lo trasciende, sin dejar de ser su principio y su fin.

Luis Rosales

Formando de 3er Año de Filosofía

Publicado en Formación, Interesante, Uncategorized | 1 Comentario